A medida que envejecemos, diversos factores como el tiempo, la gravedad, la pérdida o ganancia de peso, el daño solar y el estrés hacen estragos en nuestras caras. Esto hace que la piel y los músculos pierdan  tono y elasticidad. Un estiramiento facial, o ritidectomía, es un procedimiento quirúrgico diseñado para mejorar los signos visibles del envejecimiento de la cara y el cuello. Un lifting facial  puede  rejuvenecer la cara,  reposicionando la capa muscular profunda, estirando la piel, y eliminando áreas especificas de grasa, que con los años se depositan  en zonas no convenientes. Un lifting facial puede realizarse solo o en combinación con otros procedimientos, tales como un lifting de cuello, lifting de cejas, cirugía de párpados, cirugía nasal,  liposucción,  injertos de grasa, peelings químicos o con láser, y también junto con procedimientos cosméticos tales como Botox o rellenos, para obtener resultados más drásticos. El lifting facial es un procedimiento totalmente individual para cada paciente. Las motivaciones para realizarse una cirugía estética son muy diversas. A menudo las personas se sienten mucho más jóvenes dentro de sus cuerpos y quieren verse renovadas y más frescas nuevamente.  El rostro es nuestra carta de presentación, de allí la importancia de que lo conservemos sano, atractivo, joven y en armonía con nuestra psiquis.

Razones para un lifting facial La mayoría de los liftings faciales se llevan a cabo entre el 40 y 60 años de edad. Sin embargo, la decisión de someterse a una cirugía estética está determinada no tanto por la edad,  sino por la cantidad de arrugas que se encuentran en la cara, y fundamentalmente por la laxitud de los tejidos del rostro y cuello. Distintos tipos de lifting A partir del lifting clásico, se han desarrollado  muchas variantes a lo largo de los años. Hay una clara tendencia que muestra un desarrollo de la cirugía estética hacia un tratamiento que tenga en cuenta el deseo de la paciente de un  aspecto más suave y natural. Es esencial tener en cuenta que con la edad hay cambios con respecto a las proporciones de volumen facial: hay zonas que se van atrofiando como son los pómulos  y los labios, y otras zonas que adquieren mayor volumen como el cuello y la parte baja de las mejillas. Los nuevos procedimientos incluyen el levantamiento de distintas  capas de tejido y la corrección de la proporciones  mencionadas  anteriormente. Con el fin de lograr una visión de conjunto armónico, a menudo es útil para complementar la cirugía estética,  otros procedimientos como microliposucción, reinyección de grasa (fat transfer), cirugía de párpados o lifting de la frente.

En los casos que presentan  arrugas más pronunciadas en la zona de las mejillas, o un exceso considerable de piel, el tejido conectivo de la cara (SMAS) tienen que ser estirado y elevado en un mismo procedimiento. Las incisiones deberán avanzar hacia la parte de las sienes cubierta por pelo, y también prolongarse por detrás de las orejas y la zona posterior de la cabeza. En esta técnica se utilizan suturas muy finas y delicadas, para que las incisiones no sean evidentes al recogerse el pelo.  En el caso de que existan bandas musculares claramente visibles en el cuello, se puede añadir una incisión  un poco más abajo del mentón. Esto realza el contorno y por lo tanto conduce a una elevación adicional del cuello.

La decisión sobre qué técnica quirúrgica es apropiada se realiza en la consulta. El procedimiento se lleva a cabo con un anestésico local en combinación con una sedación anestésica, o con anestesia general. El procedimiento de un minilifting lleva alrededor de 1-2 horas de cirugia, un lifting completo entre 2-3 horas. Postratamiento La estadía en la clínica suele ser corta, ya que es un procedimiento ambulatorio. Si la cirugía fue realizada por la mañana, la paciente se retira por la tarde con una venda suave en la cabeza. Al segundo día posoperatorio puede lavar su cabello. Sin embargo, el trabajo físico debe estar restringido durante una semana posterior a la cirugía. Los puntos se eliminan a los 10 días. La hinchazón y moretones en su mayoría desaparecen durante la primer semana. Dependiendo del tipo de lifting el paciente es capaz de volver a sus actividades regulares y trabajar de nuevo después de 7 a 10 días.