fbpx

La mama se percibe como un símbolo erótico de la feminidad (atractivo sexual), y por otro lado, es símbolo de maternidad como forma de proveer  alimento a los hijos (crianza). Por lo tanto este cambio mamario posterior a la lactancia provoca una alteración negativa en la imagen corporal y en el concepto de si misma.

Durante los meses del embarazo, las mamas sufren un lento y progresivo aumento de su tamaño, preparándose para la lactancia, tanto la piel como el complejo areola pezón se distienden y aumentan de tamaño y de coloración. Es imposible predecir cuanto va a aumentar la mama durante este periodo. Tras el parto, el aumento mamario se mantiene mientras dure la lactancia, y luego las estructuras mamarias empiezan a involucionar, y recuperar el tamaño previo al embarazo.

El problema es que la piel y las fibras elásticas de la mama, se han distendido, y estas no se recuperan de la misma manera que lo hace la glándula.

La mama cambia ligeramente de forma y de posición, y el cambio esta en función de cuanto haya crecido durante el embarazo, el tiempo total del estimulo (incluyendo la lactancia) y la calidad preexistente de los tejidos. El cambio típico es que la mama quede como vacía, la glándula resbala sobre el músculo y llena más el polo inferior en detrimento del polo superior. En función de cómo se haya producido la distensión de los tejidos nos podemos encontrar con un exceso de glándula en el polo inferior pero con posición correcta del complejo areola pezón (pseudoptosis), o bien una mal posición de este que se sitúa por debajo del nivel del surco submamario (ptosis).La mujer que nos consulta tras uno o varios embarazos presenta siempre una mama con las características antes descritas.

Que podemos hacer para mejorar las mamas tras el parto?

Hay que partir de la base que la mama que crearemos no será a misma que existía antes del embarazo. La mama ha cambiado y su anatomía interna también. Tenemos una  distribución de la grasa y de la glándula que ha sufrido atrofia y desplazamientos y un exceso de piel en mayor o menor grado.

En los casos de pseudoptosis (areola en buena posición por encima del surco submamario) basta con colocar un implante. Esto puede hacerse por cualquiera de las vías conocidas, aunque yo prefiero la vía subareolar, y con el implante en posición retromuscular. Dado que nos falta volumen necesitamos un implante que trabaje de forma efectiva detrás de la glándula. En la mayor parte de los casos elijo un implante redondo y no uno anatómico, ya que el polo inferior tiene bastante glándula, y lo que quiero rellenar se encuentra mas a expensas del polo superior.

Una alternativa al implante es infiltrar tejido adiposo en el polo superior, para rellenarlo. Hay que tener en cuenta que otro de los cambios post embarazo es el acumulo de grasa, y una intervención muy demandada es la liposucción de estos excesos (usualmente en abdomen y caderas). La grasa puede reciclarse sirviendo para aumentar el volumen de la mama. Este es un tema que se ha propuesto hace poco tiempo, y en los congresos de la especialidad se encuentra en plena evaluación.

La mayoría de las veces, solo con un implante mamario adecuado, solucionamos este déficit de tejido y logramos darle volumen y elevar la mama. Pero existen 2 situaciones, donde será necesario, además, realizar incisiones mayores para lograr la posición correcta del busto…

1. Si la areola ha quedado en una posición mirando al frente,  y la mujer no desea que su mama aumente mucho de volumen,  lo que haremos es una mastopexia periareolar. Realizamos una incisión alrededor de la areola, en forma circunferencial, retirando el exceso de piel, y colocamos un implante pequeño, redondo, para terminar de darle forma armónica llenando el polo superior.

2. Si la areola ha quedado mirando hacia abajo y esta por debajo del nivel del surco,  la única opción que tenemos es quitar piel y ajustar la glándula dejando una cicatriz alrededor de la areola y otra vertical o en T (mastopexia vertical). Este procedimiento es necesario porque de otro modo no podremos elevar esa areola que ha descendido. La llevamos a su posición inicial, y colocamos un implante redondo.

Recuerde que hay que esperar al menos de 3 a 6 meses, una vez que haya finalizado la lactancia, para intervenir.

Si tiene alguna duda, por favor, no dude en dejar un comentario. Estoy a su disposición.

Leave a Reply