Mito # 1: Los implantes de mama causan cáncer
Los estudios y los datos experimentales no han sido capaces de vincular los implantes mamarios con el cáncer.

Mito # 2: Los implantes de mama debe ser retirados cada 10 años
Esta afirmación es un error!. Hoy en día los implantes por lo general tienen una garantía de por vida y sólo será sustituidos en caso de complicaciones. Recuerde que la ingeniería  ha modificado los implantes otorgándoles una tricapa de cobertura, y gel de silicona altamente cohesivo.

Mito # 3: No se debe usar corpiños con aro luego de la colocación de un implante. Falso. En muchos casos, en el postoperatorio inmediato aconsejamos el uso de corpiños con aro para delimitar bien el surco submamario durante 1 o 2 semanas. Con el tiempo, sin el apoyo adecuado, el peso de los implantes puede crear flacidez significativa y estirar el tejido de los senos y la piel. Un sujetador con aro puede evitarlo.

Mito # 4: La pérdida de la sensibilidad del pezón se asocia con la incisión peri areolar.
La perdida de sensibilidad del pezón puede ocurrir con cualquier tipo de abordaje quirúrgico,  si los nervios se estiran o son traumatizados durante la cirugía. No se trata de lesión por la cercanía de la incisión, ya que el nervio que le otorga la sensibilidad al pezón  atraviesa la mama desde los músculos intercostales, y es imposible identificarlo con antelación. Por suerte es una complicación extremadamente rara, aunque cualquier abordaje puede ocasionarla.

Mito # 5: Las mamografías no son posibles con implantes
La mamografía es un estudio anual que toda mujer deberá realizar después de los 35 años , para controlar su tejido mamario, y también para evaluar borde, forma y densidad del implante. Cuando hay implantes, ya sea delante o detrás del músculo, se utiliza una técnica especial llamada Eklund. Si el implante esta en una posición retropectoral, la técnica obtiene mejores resultados.

Mito # 6: Mujeres de más de 50 años no deben aumentar sus senos.
Los pacientes de cualquier edad pueden someterse a cirugía de implante. Los análisis de laboratorio necesarios son los mismos para todas las candidatas  a cirugía, mientras que una mamografía de rutina se requiere para cualquier persona mayor de 35 años o con antecedentes familiares de cáncer de mama.

Mito # 7: Es fácil de detectar una rotura o desgarro en un implante de gel de silicona.
Las rupturas de silicona son a menudo silenciosas debido a que el implante conserva en mayor o menor grado su forma, y puede pasar desapercibida durante años. Una resonancia magnética es el método más definitivo para determinar una ruptura o desgarro.

Mito # 8: Es mejor si mi cirujano usa una sola técnica en todos los casos de aumento mamario?
¿La verdad? Los cirujanos que hacen todos los aumentos de una sola manera, en general, sólo conocen una técnica para realizar el aumento mamario! Sólo un cirujano experto le ofrecerá todas las opciones. Si un cirujano está haciendo todos los aumentos de una manera, es probablemente porque es la única manera en la que el cirujano se sienta cómodo. Los senos de las mujeres son muy diferentes, y los deseos tambien, por lo tanto las opciones pueden ser varias.

Mito # 9: Me gusta el resultado de mi amiga. Si elijo el mismo cirujano y el mismo implante, voy a conseguir un resultado similar.
Sus senos son  exactamente iguales que los senos de su amiga antes de que tuviera su aumento mamario? Por supuesto que no! Y si sus senos no eran los mismos antes, incluso si usted elige el mismo cirujano y el  mismo implante, sus senos No serán iguales a los de ella! Sus pechos y su tejidos no coinciden con ninguna otra mujer! Son únicos.

Mito # 10: Si uno de los senos es más pequeño que el otro (y casi siempre lo es), es necesario colocar un implante de mayor tamaño (más relleno) en el seno más pequeño.
¿La verdad? No es así de simple. El seno más pequeño tiene menos piel en comparación con el  más grande. Cuando uno intenta colocar una prótesis mayor en el pecho más pequeño, se arriesga a importantes diferencias en la forma. Toda mujer tiene pechos que son de diferente tamaño. La diferencia es normal. Si se intenta poner demasiado volumen en  el seno pequeño, el cambio de forma termina siendo más evidente que la diferencia de tamaño. La clave del juego es lograr un tamaño lo mas cercano posible, pero con la misma forma que el otro. Esta tarea puede ser muy compleja, no tan simple como poner un implante más grande en el seno más pequeño.

Mito # 11: Es necesario tener drenajes durante 24 horas luego de la cirugía.
Los tubos de drenaje no son necesarios en un aumento por primera vez. Si lo son, en un porcentaje mínimo de casos, en reintervenciones, pero ello no es la norma.

Mito # 12: Si se utiliza la incisión por el pezón, no podre amamantar.
Falso. La mama es un órgano muy noble. El cirujano puede realizar incisiones periareolares o transareolares, atravezando el pezon, y sin embargo ninguna mujer ha estado incapacitada en dar de mamar al tener hijos. Nunca resultan lesionados los conductos mamarios. No existe tal complicación.

Mito # 13: El masaje postopertorio previene la capsula mamaria.
La contractura capsular no depende de si la paciente masajea o no sus senos en el postoperatorio inmediato. El encapsulamiento depende de otros factores no muy bien determinados, y no del cuidado personal por parte de la paciente.

Mito # 14: Es una cirugía bastante estandarizada y debo conseguir el mejor precio posible del mercado.
Este es un error frecuente. Hay un cierto piso por debajo del cual los honorarios no pueden bajar.Escuchar Recuerde que hay costos asociados como salas de operaciones habilitadas, anestesiólogos certificados, equipos quirúrgicos con experiencia certificada, implantes mamarios de primeras marcas, etc. Por buscar un precio bajo no ponga en peligro los resultados de una cirugía que seguramente la realizara una vez en su vida. Es mejor tratar  de conseguir el mejor implante que le sea posible.

Leave a Reply