fbpx

Una de las preguntas frecuentes  que surgen durante la entrevista en mujeres jóvenes,  que están optando por un aumento mamario,  es,  si los implantes de silicona interfieren con  la lactancia materna, y en el caso que exista una  ‘fuga’ de silicona en la leche, si esta puede dañar potencialmente al bebe.
Para responder esta pregunta, en primer lugar, podemos decir que en  la gran mayoría de los casos, los implantes se colocan en el espacio submuscular, y ello implica que si llegara a ocurrir  una rotura de la prótesis, el gel de silicona no estaría  en contacto con la glándula mamaria. Recordemos también que actualmente el gel utilizado es un gel cohesivo, por lo tanto tras una ruptura  no tiene posibilidad de desplazarse por los tejidos, sino que queda confinado al envoltorio del implante que lo contiene. Por lo tanto, el implante de mama no afecta a los conductos mamarios y no hay  interferencias  posibles.

Aunque el abordaje mas común para colocar un  implante sea la incisión peri areolar, esto no modifica para nada el drenaje de leche a través de los conductos que la transportan desde los acinos glandulares hacia el pezón

Los implantes de silicona actuales son derivados del silicio, que es un elemento semimetalico, que en la naturaleza se combina con oxigeno para formar dióxido de silicio o sílice. Este sílice calentado a altas temperaturas con carbono puede producir silicio. Mediante un procesamiento posterior el silicio puede convertirse en un polímero denominado silicona, que puede presentarse en forma de liquido, gel o sustancia gomosa.

El Dr. John Semple de Toronto publico un  trabajo  sobre este tema titulado Lactancia Materna y los implantes de silicona, en el Suplemento de Cirugía Plástica y Reconstructiva de diciembre de 2007. En su estudio, comparó mujeres con implantes mamarios de silicona y mujeres sin implantes mamarios,  demostrando que los niveles de silicio  no fueron diferentes en estos dos grupos, ni en la leche materna ni en la sangre. Curiosamente, los niveles de silicio en otros métodos de nutrición infantil, tales como la leche comprada en tambos, y disponibles en el mercado como fórmulas infantiles, si eran mucho más altos. La leche de vaca tuvo un incremento de casi 10 veces en los niveles de silicio y en las formulas comerciales infantiles eran tan altas como  unas 50 veces mas!!.
Sería justo decir  sobre la base de esta evidencia, que  los implantes mamarios de silicona no presentan riesgos con respecto a la presencia de silicona en la leche materna. Ello esta altamente comprobado en la literatura universal con amplios estudios a nivel mundial.

Leave a Reply