fbpx

A menudo se dice que cuando envejecemos  tenemos  que decidir entre estar en forma, firmes y tonificados, o mantener un rostro de aspecto juvenil, ya que la delgadez y las características de permanecer joven, no suelen coincidir para nada.

Una encuesta online, que se realizo a miles de mujeres en EEUU, está dividida sobre  este tema: el 50 por ciento de ellas dijo que elegiría una cola imponente, mientras que la otra mitad optó por un rostro mas juvenil. Pero creo que usted  merece tener las dos cosas, así  es que he  cuestionado esta sabiduría popular para averiguar si usted puede convertirse en una «mujer con los dos beneficios».

«Después de cierta edad tienes que elegir entre tu trasero y tu cara.» , dijo la actriz francesa Catherine Deneuve. Ella seguramente quería decir esto: muchas de las cosas que hacemos en el nombre de mantenernos en forma – como conservar el talle, contar las calorías que consumimos, pasar horas en el gimnasio – empiezan a evidenciarse en la cara, cerca de los 40 años.

Usted comienza a perder volumen facial, lo cual puede causar que sus ojos se vean hundidos al igual que las mejillas, y que la piel pierda su firmeza y elasticidad. Mantener un índice de masa corporal (IMC) bajo, agrava el problema porque la grasa es la misma cosa que ayuda a rellenar  las líneas y arrugas.

Todo esto deja a las mujeres una opción  desagradable: llevar un extra de cinco kilogramos para mantener en su cara un aspecto juvenil, o mantener su peso bajo con el consiguiente desgaste de cinco años mas en la cara.

¿Pero usted tiene  que decidirse? ¿O hay una manera de tener su cara y cola fuera del efecto de la gravedad.

Ya en su 20s, débiles pliegues comienzan a aparecer en la cara – por lo general en la frente y alrededor de sus ojos. A  mediados  de los 30s, las arrugas se instalan como dueñas de casa en el rostro. Poco después, patas de gallo, y surcos nasogenianos marcados comienzan a llegar a la fiesta, y unos añitos mas tarde, las arrugas golpean justo donde mas  duele: justo entre los ojos, en el entrecejo. A medida que pierde volumen en la parte superior de la cara, la parte inferior comienza a ceder. Y esto se agrava si usted está cuidando su figura. «La pérdida de peso a menudo se muestra en la  cara» . «La pérdida de depósitos de grasa primero ocurre debajo de los ojos y posteriormente en las mejillas.» Al mismo tiempo, la gravedad entra en juego, y las fibras de elastina y colágeno que permitían que la piel se estirara y volviera luego a su lugar, ya no funcionan tanto como antes, ello ocasiona que la piel comience a descender.

«Para mantener la juventud, el rostro humano necesita plenitud, y volumen». La plenitud  significa grasa, y hay dos maneras de llegar a esto, a la antigua usanza (a través de la comida..) o con la ayuda de un cirujano plástico (a través de rellenos faciales).

En el 2007, el Dr. Rohrich dirigió un estudio pionero en la Universidad de Texas, en el Southwestern Medical Center, EE.UU., que arrojo a la luz  la importancia de la grasa en la cara. Antes de su investigación, los expertos en cuidado de la piel creían  que la grasa subcutánea facial (la grasa justo debajo de la superficie de la piel) era una única masa que aumentaba o disminuía en la misma proporción en todas las direcciones. El Dr. Rohrich y su equipo descubrieron que la cara se compone de 21 compartimientos de grasa individuales, cada uno de los cuales disminuye a distinta medida. Imagine la cara como un puzzle en tres dimensiones, con la grasa dividida en distintas unidades alrededor de la frente, los ojos, las mejillas y la boca. La forma en que su cara envejece esta caracterizada por la forma en que estos compartimientos  separados se modifican. Permanecer demasiado delgada puede causar que todos o algunos de estos compartimientos  se desinflen.

Para mantener los compartimientos de grasa como a los  veinte y tantos años, usted necesita  mantener un cierto grado de grasa corporal, aunque seguramente, ello no será muy beneficioso para su figura. Las mujeres con rostros más rellenos naturalmente tienen más margen de verse mejor, porque tienen más grasa en cada compartimiento. Por otro lado, «las mujeres con el rostro delgado y anguloso, son muy propensas a presentar arrugas y zonas atróficas en los pómulos, especialmente alrededor de los 40 años de edad.

Los principales aceleradores de envejecimiento son el sol, el tabaquismo y el ejercicio físico.Si  tiene  la suerte de participar, dentro del publico, en una maratón seguramente podrá observar muchas piernas musculosas, caderas estrechas, abdominales marcados… y  caras que seguramente muestren una edad superior a la cronológica.

Siempre hemos supuesto que los rostros se afectan por el golpeteo constante de nuestras articulaciones en el pavimento, y que eso ocasiona la ruptura de las fibras de colágeno, pero no hay ninguna investigación para apoyar esto. Los expertos dicen ahora que un porcentaje de grasa inferior al correspondiente, en el cuerpo, es el responsable en estos casos. «Es cierto que los corredores o deportistas de elite suelen tener un aspecto más avejentado, pero no es porque la gravedad este tironeando el rostro hacia abajo.»Básicamente se reduce a dos factores: los corredores de resistencia tienden a ser muy delgados, con un  bajo nivel  de  grasa corporal, y pasan mucho tiempo  en el sol, estos son los dos factores que contribuyen a su aspecto envejecido.»

«Si siempre esta realizando ejercicio al aire libre, es vital que use protector solar, porque el daño solar provoca la generación de radicales libres – que rompen el colágeno». Sin embargo, es un riesgo que muchos deportistas obsesionados, están dispuestos a asumir.

Según una investigación realizada por el Cáncer Council Victoria (CCV) en el verano de 2009-10, el bronceado se percibe como otra manera de mejorar el atractivo. «Cincuenta y tres por ciento de los encuestados desea un bronceado.  Un 42 por ciento cree que un bronceado nos hace parecer más atractivos a los demás, y el 38 por ciento restante cree también que un bronceado nos hace lucir más saludables¨

Eso no quiere decir que los adictos al gimnasio,  yoga y otros aficionados a realizar ejercicios en interiores son inmunes a los peligros del envejecimiento acelerado. «Si sus niveles de grasa corporal son muy bajos porque están haciendo demasiado ejercicio y comen poco,  eso se demuestra en sus rostros».»La única diferencia es que no tienen que lidiar con  los rayos UV del sol.»

En la búsqueda de tener tanto un cuerpo en forma,  como una cara fresca, muchas mujeres recurren a soluciones inyectables – o al menos lo están considerando. Estos procedimientos no quirúrgicos incluyen alisadores (como Botox o Dysport) que pueden reducir las líneas y arrugas al relajar los músculos faciales, y los rellenos (Radiesse, Restylane, Juvederm y Sculptra entre ellos) que poseen ácido hialurónico, sustancias sintéticas o incluso, la GRASA de su propio cuerpo para mejorar las arrugas y dar volumen a las mejillas,  y otras zonas de la cara.

En EEUU desde hace años, los cirujanos plásticos realizan lipofilling de distintas zonas del cuerpo para rellenar la cara con su misma grasa. Parece una ironía…pero su cola puede servir como zona dadora de grasa para mejorar su cara. Espeluznante?? No lo creo, cerca de 7.000 mujeres solo en EEUU, se someten a lipofilling en el rostro. Y es una cifra que va constantemente en aumento.

Mientras que algunas mujeres dicen «nunca digas nunca», otras tantas están decididamente en contra de recurrir a un bisturí o una jeringa. No importa lo que usted  elija, hay un montón de consejos que no requieren  intervención extrema. Aquí está lo mejor :

EJERCICIO

Si bien el ejercicio  bajo  el sol puede causar estragos en su piel, si se protege,  puede estar haciendo las cosas bien. Un estudio de 2008 publicado en la revista Archives of Internal Medicine encontró que las personas que ejercitaban regularmente tenían telómeros más largos ( las etiquetas en los extremos de los cromosomas que se acortan con la edad).  Las personas que realizaban aerobicos alrededor de tres sesiones de 30 minutos a la semana  tenían telómeros que parecían los de alguien  seis años más joven. Algunos otros estudios sugieren que el ejercicio reduce el estrés cardiovascular – otro factor importante en el envejecimiento.

DIETA

Lo cierto es que una dieta saludable es tan importante para la cara como para el trasero. La investigación sugiere comer alimentos llenos de antioxidantes – pescado rico en ácidos grasos omega-3 (como  salmón,  atún,  caballa y sardinas) y  frutas de colores vivos y vegetales. Según una investigación del Departamento de Agricultura de EE.UU., arándanos, ciruelas, moras y fresas contienen  mayor concentración de antioxidantes, mientras que los investigadores en el Centro de Investigación de Nutrición Humana sobre Envejecimiento en la Universidad Tufts, EE.UU., encontró que la col de Bruselas, espinacas, coles, brotes de alfalfa y brócoli son algunas de las fuentes  importantes,  ya que  pueden mejorar su tono de piel e impulsar su metabolismo.

De hecho, la fuente de la juventud parece estar llena de aceite de pescado. El material ha demostrado actuar como un anti-inflamatorio (que ayuda a mantener la elasticidad y suavidad en la piel) y  reducir los niveles de leptina, una hormona que regula el apetito y el metabolismo.

Por el contrario, comer alimentos que están cargados de conservantes, deben evitarse en la medida de lo posible. En particular, existe la preocupación sobre el uso de edulcorantes artificiales que pueden estar indirectamente vinculados a comer en exceso y a  los antojos de azúcar.

PESO

Tal vez una de las cosas más inteligentes que usted puede hacer a lo largo de su vida es mantener un peso saludable, ya que las llamados dietas yo-yo son brutales en la cara. (Imagine estirar una banda elástica una y otra vez …con el tiempo se vuelve menos resistente). Este tipo de fluctuaciones son malas para su cara y su salud. »

Para empeorar las cosas, su cara responde a las fluctuaciones del peso de la misma manera que lo hace su cuerpo: lo pierde primero en el lugar  que  más necesario es (en la mitad de la cara – entre los pómulos, la zona de la nariz y las comisuras de la boca), dando lugar  a una atrofia muy marcada en lo que se denomina surco nasogeniano. Y esta es la primer zona que delata el envejecimiento…los surcos alrededor de la boca.
Al final, el secreto para verse joven y  en forma  es  algo que hemos sabido desde siempre: comer bien, hacer ejercicio con frecuencia, protegerse del sol todos los días (SPF 30 + ) y rellenar las zonas atróficas de la cara para no dar lugar a la aparición temprana de arrugas, ya sea con rellenos o con grasa de su propia cola.

 

Leave a Reply